La moda de la Selva Negra

8.11.15

La mancha

La anciana encendía la radio a media tarde. Con la cháchara de la publicidad fregaba los últimos cacharros antes de arrellanarse en el sofá para no perderse el capítulo. La emisora local se había empecinado en instruir a la población y difundía la obra cervantina. La mujer se había acostumbrado a los disparates del caballero de la triste figura, a las patochadas de Sancho, a aquel amor desubicado por Dulcinea. El día que escuchó el lance de los molinos no pudo menos que pensar en sus hijos, mezquinos. En la lucha de titanes que libraban contra ella.






Este texto ganó el segundo premio en la V Edición del certamen de microrrelatos de Radio Lanzarote. El tema era la radio y Don Quijote.



5 comentarios:

  1. Me gusta el micro y me gusta tu prota. La veo fuerte y entrañable. Felicidades.
    Me descoloca el título, creo que lo entiendo pero.... me descoloca.

    Bien contado!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu modo de narrar, Mei. Genial ese final, con la grandiosa imagen de los molinos conduces al lector a un realidad brutal.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Hay que hacerlo muy bien para atreverse con un tema tan concreto y salir airosa. Me encantó el relato, vaya reto!

    ResponderEliminar
  4. Enhorabuena, Mei, de que forma más sencilla (aparente) te llevas ese premio, el micro me ha encantado, el título y el cierre. El desarrollo se ve.

    ResponderEliminar
  5. Por otro lado, este texto rescata ese aspecto nostálgico que vemos en los abuelos, quienes se hacen acompañar en sus horas de soledad por la radio.

    Muy buen texto. Instructivo, por lo demás.

    ResponderEliminar

Seguramente hay oro en tus palabras