La moda de la Selva Negra

10.7.12

   




Derrumbe
Gritaron desde arriba, lejanos, también él pero no le oyeron. Con la última llamarada de candil aún pudo echar una ojeada a la foto de sus hijos.
La viuda sólo le recordaba con la cara tiznada.

15 comentarios:

  1. Qué duro Mei, y cuanta angustia encierran tus palabras. y cuanta verdad.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tan duro como la situación que atraviesan los mineros.
      Un abrazo Paloma

      Eliminar
  2. Pocas palabras que bastan para transmitir una tragedia de dimensiones tan tremendas.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Yolanda y por tus comentarios

      Eliminar
  3. Mei, un duro relato de esos accidentes que pueden acaecer en la mina. Si existe una profesión de riesgo a corto y a largo plazo, esa es la de minero. Siempre al filo y consumiendo su salud a cada palada.

    Buena aportación a esta iniciativa.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Durísima la voz narradora como desentendiéndose del problema y narrando los hechos a sangre fría. Esa foto de los niños es una punzada de dolor a mitad de recorrido.

    Buena aportación Mei.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El narrador somos todos, ajenos a la dureza real de las condiciones de trabajo de muchas personas.
      Gracias por tu apreciación

      Eliminar
  5. Duro y con pocas palabras, pero de impacto.

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo del impacto era mi intención Elysa.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Mei, a mí me gusta ver dentro de esa oscuridad que son lo relatos. Aparte de la historia visible dentro de la mina (derrumbe, muerte fijada, acudir a los más valioso, los hijos, y el recuerdo negro de la mujer), entiendo que la situación de denuncia que relatas es ese grito que los de arriba (gobierno, empresarios, etc.) dicen que la mina se acaba, se derrumba. Y el minero también grita que se derrumba su vida, pero no le oyen. Mirar a los hijos es mirar al futuro y no tener llama para iluminarlos. Muerta la mina, muerto el minero, y la viuda solo recuerda el negro de su vida. En fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ximens, me impresiona todas las lecturas que has encontrado. Parecen que estaban implícitas en el texto y estoy de acuerdo contigo.
      Gracias por esa manera de verlo.
      Un saludo

      Eliminar
  7. Un texto duro, no se puede decir más de lo que allí está. Sí, que me gustó.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar

Seguramente hay oro en tus palabras