La moda de la Selva Negra

20.3.12

Ictíneo I    Réplica en el Museo Marítimo de Barcelona



Algunas leguas después

Había perdido el control del submarino. Ictíneo daba vueltas en el agua, como un huevo loco. La elipse de madera, que no dejaba de caer, acariciada por morenas, acosada por serpientes, atacada con tinta, se quedó incrustada allí en lo abisal. Narcís, mientras trataba de poner el batiscafo en marcha, advirtió una nave portentosa de grandes proporciones que cortaba el agua y se dirigía hacia donde él se encontraba. Fascinado por el artefacto lo observó largas horas sin dar crédito a la existencia de tal ingenio. Rendido y aturdido por la increíble aventura se quedó dormido. Al despertarse miró de nuevo por el ojo de buey. Fuera del Nautilus el capitán Nemo luchaba, sin escafandra, con un pulpo gigante. Narcís, atemorizado por la escena accionó los mandos y, tras varios intentos desesperados, consiguió subir a la superficie. Una vez en tierra firme evitó durante mucho tiempo contar lo vivido en su periplo. Jules Verne le persiguió varios años, hasta conseguir el relato en exclusiva.

Texto que llegó a las deliberaciones finales en el concurso de microrrelatos del mes de Febrero de la Microbiblioteca http://lamicrobiblioteca.blogspot.de/

16 comentarios:

  1. Felicidades!! Esta nueva versión me gusta mucho. Merecido finalista.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Divertido y me encantó la referencia final a Jules Verne. Interesante eso de un submarino de madera. Enhorabuena!

    ¡Abrazos!

    ResponderEliminar
  3. Me gusta cómo mezclas la ficción y los tiempos de realidad. Esa metaficción en la que Monturiol y Verne acaban siendo personajes.
    Mención en las deliberaciones merecida. Duros competidores este mes de Febrero.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  4. No puede extrañar a nadie que esta pieza llegara a las deliberaciones finales, Mei. Si no fue más allá ha sido sólo porque coincidió en un mes muy difícil.

    Destacable el juego intertextual y metaliterario del micro.

    Un abrazo?

    ResponderEliminar
  5. Creo que es la tercera vez que comento esta entrada, Mei...
    Me encanta ese final, en el que nos descubres que, como con el submarino, tambien Monturiol tuvo algo que ver con La Veinte Mil Leguas de marras. Pero me queda la duda, cómo se enteraría Jules para llegarlo perseguir, el tío?
    Ya lo dije, este mes me gustaron mucho los cuatro.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jules Verne era un pesado y no paró hasta encontrar una buena historia.
      Un abrazo

      Eliminar
  6. Muy bueno Mei. ¡Trepidante final!

    ResponderEliminar
  7. Paloma, Melvin, Xesc, Pedro, Miguel Angel y Yolanda gracias por vuestros comentarios. Siempre es de agradecer el ser mencionado. Y más compartir suerte con microrrelatistas tan buenos.

    ResponderEliminar
  8. Me encantaría navegar dentro de él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La literatura te lo permitetodo
      Un saludo.Bienvenido a mi blog

      Eliminar
  9. Buena metaficción. Moby Dick salió de una historia parecida, unos hechos reales en los que un cachalote hundió un barco. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era la época de las grandes aventuras.
      Un abrazo Manu

      Eliminar
  10. Mei, ¡Enhorabuena por este relato y por haber sido finalista! La verdad que es un relato que deja la duda si fue real lo que cuenta o no, quiero pensar que algo de cierto tiene.

    A seguir así de bien.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casi todo hay algo de verdad
      Un abrazo nIcolás y gracias por pasarte

      Eliminar
  11. Dios Google me aclara los puntos oscuros de mi ignorancia. Basándome en el principio de que en los micro las cosas nos está porque sí, me informo de quien es Narciso Monturiol y su Ictíneo. Así las cosas, en la relectura obligada puedo sumergirme en la transparencia de la historia y la Historia. Me gusta y he disfrutado con tu homenaje y fino humor

    ResponderEliminar

Seguramente hay oro en tus palabras